Inicio COMUNICADOS Can detectora “Suky” dice adiós a los controles fronterizos

Can detectora “Suky” dice adiós a los controles fronterizos

1
0

Después de 8 años de servicio y cientos de procedimientos pasó a retiro la can detectora de Aduanas “Suky”. Se trata de una ejemplar que nació en Los Andes y cumplió labores en las Regiones de Valparaíso y Antofagasta, siendo el norte donde destacó por la serie de hallazgos que tan sólo en los últimos años permitieron interceptar más de 220 kilos de droga.

La ceremonia se despedida se desarrolló en la pérgola de honor de la Dirección Regional de la Aduana de Antofagasta y debido a las medidas de contingencia por la pandemia sólo contó con la presencia del Director Regional, Francisco Romero, el asesor del Ministerio de Hacienda de la Región de Antofagasta, Pablo Castillo, y fiscalizadores que trabajaron directamente con la can.

“Suky” nació el 21 de enero de 2011 en Los Andes. Es hija de dos legendarios canes detectores de Aduanas, los Golden Retriever “Bruce” y Leia”. Tras su período de adaptación como cachorra fue seleccionada para ser entrenada en la detección de distintos tipos de drogas y tabaco.

En el segundo semestre del 2016 fue asignada a Antofagasta e hizo dupla con su guía humano, con quien entabló una relación de gran compañerismo y profesionalismo que les permitió protagonizar numerosos procedimientos de detección de todo tipo de droga, entre las que figuraron cocaína, pasta base, marihuana y anfetaminas

El Director Regional de la Aduana de Antofagasta, Francisco Romero Papasideris, señaló que entre los múltiples procedimientos hay uno que se recuerda con especial cariño y que da cuenta de las capacidades de “Suky”. “El binomio estaba en la avanzada de Ollagüe y durante un circuito de revisión la can alertó a su guía sobre la presencia de drogas en un auto. Al revisar, había gran cantidad de comida de perro porque el conductor pensaba que con eso distraería al can, pero Suky supo separar los olores y posteriormente igual se comió el alimento”.
Romero agrega que la anécdota antes citada da cuenta de las tres pasiones que tenía Suky: trabajar activamente, jugar y comer. “En el caso del auto con droga de Ollagüe encontró su escenario ideal, porque después de trabajar y jugar, se comió el alimento de perro que estaba como distracción, dejjamdo al traficante sin la droga y sin el alimento que pensaba que lo salvaría del control”.

El Director Nacional de Aduanas, José Ignacio Palma, destacó la excelente relación que logran los binomios caninos de Aduanas “y eso se ve reflejado en los resultados, dado que existe pasión y cariño por el rol desarrollado. Para nosotros Suky es parte de nuestra institución y tal como ella pasa a retiro, tenemos otros 39 canes activos en todo el país cumpliendo sus misiones”.

Respecto a la eficiencia de la técnica canina y su empleo en los procesos de fiscalización de Aduanas, el Director Nacional explicó que se trata de una herramienta más que se suma a los trabajos que realizan las unidades de análisis de riesgos y las de tecnología no invasiva. “Es una técnica muy efectiva en la línea y prueba de ello es que en Los Andes inauguramos el año pasado una moderna escuela de adiestramiento canino que tiene maternidad, salas de clases y canchas de entrenamiento en un terreno de 3.700 metros y una construcción de 600 metros cuadrados”.

Finalmente, Romero Papasideris señaló que entre distintos postulantes se buscó un hogar que reciba y cuide a la can Suky. “Será adoptada por una familia de Calama que dispone de un amplio patio y espacios suficientes para el descanso y entretención de la can. Nos da pena que ya no esté en nuestras avanzadas y turnos, pero también nos alegramos de saber que descansará en una familia que la quiere y donde podrá seguir dando y recibiendo amor”.