Publicidad
Home DESTACADAS Dos años tomó la investigación para detener a narcotraficante que operaba desde...

Dos años tomó la investigación para detener a narcotraficante que operaba desde Alto Hospicio

En esta ocasión se incautaron 689 kilos de estupefacientes, y en junio de 2019 entregó casi 824 kilos de cocaína base al acusado Emilio Berkhoff y otros tres hombres que la llevaban a Concepción.

0

Tras dos años de investigación, la Unidad de Drogas de la Fiscalía de Tarapacá junto a la Brigada Antinarcóticos y Crimen Organizado de la Policía de Investigaciones lograron detener al jefe de una organización criminal con base en la región de Tarapacá, de nacionalidad boliviana, que se dedicaba al envío de grandes cantidades de droga  la zona central y sur del país.

Esta caso corresponde a la desarticulación de una banda criminal con asiento en la comuna de Alto Hospicio, a la cual se le incautaron  689 kilos 100 gramos de droga, de lo cual se informó esta mañana.

Junto a él fue detenida su mujer y dos hombres que se desempeñaban como brazos operativos, quedando todos en prisión preventiva luego de ser formalizados por los delitos de tráfico de drogas y asociación ilícita.

“Hay que destacar la capacidad económica de estas organizaciones criminales a las que nos enfrentamos. Esta misma banda, bajo el mando de su jefe, envió a mediados del año pasado más de 820 kilos que la policía de Concepción incautó, deteniendo a las personas que la trasladaban. Sin embargo, seis meses después de haber perdido ese cargamento de droga, ese mismo propietario es capaz de recuperarse e intentar comercializar más de 600 kilos. Eso demuestra la enorme capacidad económica que tienen y por eso que instamos a las autoridades a reforzar las capacidades que ya tenemos en la región, ya que no es sencillo desbaratar completamente este tipo de organizaciones”, enfatizó el Fiscal Regional, Raúl Arancibia.

El fiscal a cargo del caso, Héctor López, explicó que el imputado Adalid Villca Mamani, de nacionalidad boliviana, ejercía como  líder de la organización y se encargaba de importar grandes cantidades de droga desde Bolivia para luego trasladarlas a ciudades del centro y sur de Chile, con la colaboración de transportistas de confianza, como los imputados Alejandro Cortés Cortés y Pedro Chirino Varas. Además, su pareja la imputada Maite García Mamani era la encargada de crear actividades comerciales de fachada para ocultar las ganancias del tráfico de drogas, tal como una empresa de arriendo de maquinarias, un centro de lavados para automóviles y estaban por inaugurar un hotel en la comuna de Alto Hospicio.

Gracias a las distintas técnicas investigativas que permite la Ley 20.000 de drogas, en especial los monitoreos telefónicos, vigilancias y levantamiento de información, se pudo establecer que Villca Mamani fue quien en junio del año pasado, entregó casi 824 kilos de cocaína base a cuatro hombres que viajaron desde Concepción para recepcionar la mercadería, entre los cuales estaba el acusado Emilio Berkhoff. Estos últimos fueron detenidos en las regiones de Coquimbo y El Maule, ya que también eran seguidos por una investigación que llevaba la fiscalía de Concepción.

La Fiscalía señaló que pese a esta importante pérdida, el imputado Villca Mamani volvió a planificar nuevos envíos de droga y es así como en febrero de este año, la Policía detectó que estaban realizando la mantención de los vehículos que utilizaba la organización, como una camioneta Ford Raptor y el furgón Mitsubishi Délica, que mantenían escondidas en una toma en el sector de El Boro. De igual forma obtuvieron la revisión técnica de un camión Renault, modelo Premium.

Finalmente el 30 de abril,  la Policía detectó la salida del camión conducido por Alejandro Cortés hacia el sur de la región, siendo custodiado por un taxi básico conducido por Pedro Chirino, quienes fueron fiscalizados en el complejo aduanero de Quillagua. Allí funcionarios de la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado (BRIANCO) de la PDI y de Aduanas encontraron al interior del camión 51 kilos 260 gramos de marihuana, 616 kilos 840 gramos de cocaína base y 21 kilos de clorhidrato de cocaína.

El líder de la organización fue detenido posteriormente, tratando de huir en una camioneta Toyota Voxy. En el ingreso a los catorce domicilios de la banda, tanto en Alto Hospicio como en Pozo Almonte, se incautaron además 25 cartuchos calibre 9×19 mm, un chaleco antibalas, las camionetas Mazda BT-50, Ford F-150 y una Toyota Hilux; un jeep Hyundai Tucson, y los vehículos BMW X4 y Toyota Corolla.

Publicidad
Escríbenos a WhatsApp
Salir de la versión móvil