Inicio INTERNACIONAL Legisladores de EE.UU. reflotan informe que apoya teoría del COVID-19 surgido de...

Legisladores de EE.UU. reflotan informe que apoya teoría del COVID-19 surgido de fuga de laboratorio

El documento, emitido por investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, no ofrece ninguna "prueba irrefutable" que pruebe una teoría sobre la otra y ha adquirido un nuevo poder político en el Capitolio.

224
0

Un informe clasificado, editado el año pasado, que advierte que la pandemia del COVID-19 podría haberse filtrado de un laboratorio en Wuhan ha resurgido como un punto focal con legisladores tratando de reactivar la búsqueda de respuestas.

El informe, que fue emitido por investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, respaldado por el Gobierno en mayo de 2020, encontró que era posible que el nuevo coronavirus escapara de un laboratorio en Wuhan, según cuatro personas familiarizadas con el documento, en un momento en que esa línea de investigación se consideró políticamente tabú.

No está claro cuán influyentes fueron los hallazgos del documento para avanzar en la comprensión del Gobierno sobre los orígenes del virus ni si el documento influyó en un debate latente sobre si el tipo de investigación que se está realizando sobre los coronavirus en el laboratorio podría haber contribuido a la creación del COVID-19.

El informe también encontró que el virus podría haberse desarrollado naturalmente –haciéndose eco de lo que la comunidad de inteligencia ahora dice que cree– y múltiples fuentes familiarizadas con el documento le restaron importancia.

Pero el informe ha adquirido un nuevo poder político en el Capitolio, a medida que la posibilidad de que la pandemia surgiera de la investigación realizada en el Instituto de Virología de Wuhan ha ganado legitimidad generalizada en los últimos meses.

El documento ha estado discretamente disponible para legisladores clave en el Capitolio desde el año pasado, según dos fuentes del Congreso. Pero algunos republicanos en el Capitolio están expresando su frustración por no haber tenido acceso al documento antes. Los miembros republicanos de la Comisión de Energía y Comercio han presionado al Departamento de Energía en las últimas semanas para obtener más información sobre el informe, que se clasifica como «confidencial».

“Creo que muchos de nosotros pensamos que varias comisiones de supervisión probablemente deberían haberse enterado [del informe] un poco antes”, dijo el representante Morgan Griffith, un republicano de Virginia, que forma parte de la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes.

Los republicanos del panel han estado realizando su propia investigación sobre los orígenes del COVID-19 y también han solicitado documentos adicionales al Instituto Nacional de Salud, el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado.

“[Livermore] es uno de los lugares de donde queremos obtener respuestas porque creemos que tienen una pieza más grande del rompecabezas de lo que pensamos originalmente en marzo“, dijo Griffith.

Sinclair Broadcast Group fue el primero en informar sobre la existencia del documento.

Un año después de su primera publicación, el informe ahora importa no tanto por lo que revela, sino porque ofreció algún apoyo temprano para la teoría de que el virus se filtró de un laboratorio en Wuhan en un momento en que, al menos públicamente, la comunidad de inteligencia afirmaba que creía que el virus no era “creado por el hombre” y probablemente se originó de forma natural.

Mientras tanto, dos ex funcionarios cercanos a las investigaciones de la administración Trump sobre los orígenes de la pandemia dicen que el informe de Livermore no fue descubierto por los legisladores que investigaban el asunto hasta meses después de su producción, haciendo crecer el espectro de lo que algunos ex funcionarios han llamado “Estado profundo” de burócratas de carrera que entierran de manera inapropiada información que validaba las actividades políticas de la administración de Trump.

Aún así, otros funcionarios del Congreso familiarizados con el informe, incluso aquellos que apoyan una investigación sobre la teoría de la fuga de laboratorio, dicen que los republicanos de la Comisión de Energía están promocionando sus hallazgos ahora como una estratagema puramente política destinada a validar a Trump, cuya defensa de la teoría de la fuga de laboratorio dicen que politizó la búsqueda de los orígenes del COVID-19.

Varias fuentes advirtieron a CNN que el documento no ofrece ninguna “prueba irrefutable” que pruebe una teoría sobre la otra. El informe llega en gran medida a la misma conclusión que la comunidad de inteligencia ha revelado públicamente en las últimas semanas, según varias personas familiarizadas con ello. Es decir, que la teoría zoonótica de los orígenes del virus y la teoría de las fugas de laboratorio son plausibles. Pero ofrece alguna evidencia circunstancial que respalda la teoría de la fuga de laboratorio, validando lo que entonces se consideraba una noción marginal.

Publicidad