Publicidad
Home ARICA Alcalde de Arica descarta cierre de servicio de urgencia en sector norte

Alcalde de Arica descarta cierre de servicio de urgencia en sector norte

Demanda al gobierno que cumpla con la construcción Servicio de Urgencia de Alta Resolutividad (SAR) en dicho lugar, para lo cual el CORE aprobó 1.600 millones de pesos para su construcción y que aún no se materializa.

0

Falta de recursos e infraestructura son los motivos principales que han llevado al alcalde de Arica, Gerardo Espíndola, a poner un ultimátum al gobierno, a través del ministerio de Salud, para la construcción del anunciado Servicio de Urgencia de Alta Resolutividad (SAR) para el sector norte.

El año 2018 el consejo regional aprobó más de $1.600 millones para la construcción de un SAR para el sector; sin embargo, ya han pasado casi tres años y éste aún no se materializa, pese a la urgencia de una comunidad que ya superó los 80 mil habitantes. A ello se suma que el SAPU Marco Carvajal, que actualmente trabaja en dependencias del CESFAM Amador Neghme, atiende a mucha más población para la cual fue inicialmente destinado, ocasionando inconvenientes tanto para los trabajadores como para los usuarios.

Por consiguiente, la municipalidad de Arica, ofició al ministro de Salud, Enrique Paris, informando el término del convenio para el funcionamiento del Servicio de Atención Primaria de Urgencia (SAPU) Marco Carvajal Moreno, producto del incumplimiento por parte de la cartera de salud de sus obligaciones para la puesta en marcha del servicio.

“Nuestra intensión nunca será cerrar un centro de urgencia y no lo vamos a hacer. Siempre he estado dispuesto a firmar los convenios, pero necesitamos que el gobierno reaccione, que entienda que las condiciones del SAPU no son dignas ni para los trabajadores, ni para la comunidad”, informó el alcalde Espíndola. Agregó que “la falta de infraestructura es de conocimiento de las autoridades locales, regionales y parlamentarias y sobre todo de la comunidad, por tanto, seguir dilatando la construcción del SAR ya es una falta de respeto y se debe actuar”.

Asimismo, la directora de la Dirección de Salud Municipal (DISAM), Rossana Testa,  fue enfática al señalar que el CESFAM Amador Neghme no se cierra, esto debido a los rumores desinformados que han circulado en redes sociales. Agregó que “lo que queremos es que haya una reacción a tantos documentos, tantos años hablando de esta materia. Nosotros estamos en el territorio, somos los centros de salud más cercanos a la comunidad. Por tanto, debiera haber una reacción y una decisión”.

Falta de recursos

Otra de las problemáticas es la falta de recursos, por cuantos los destinados originalmente por el convenio, no alcanzan a cubrir en lo más mínimo las necesidades requeridas para la puesta en marcha del SAPU.

El jefe comunal señaló que la comunidad debe estar tranquila, pero también es justo que conozcan las condiciones de cómo se trabaja. “Siempre hemos firmado los convenios para los servicios de salud de urgencia, pese a que el ministerio de Salud, responsable de esto, nos entrega menos dinero de lo que realmente cuesta la mantención del SAPU” informó el alcalde.

El municipio recibe poco más de 246 millones de pesos mensuales; no obstante, optimizar la atención de urgencia con profesionales idóneos respectivos y otorgar atenciones oportunidad y de calidad, requieren una inversión de más de 745 millones de pesos para gastos asociados a recurso humano, insumos y gastos operacionales. Por este motivo, debe ser la misma DISAM la que con sus recursos debe solventar el 69 por ciento del gasto.

La directora Testa señaló que “esto ha llegado a una situación preocupante, tanto para nuestros usuarios como para nuestros trabajadores. Si se sigue ocupando ese lugar, seguimos manteniendo los problemas de infraestructura en el CESFAM Amador Neghme. Por tanto, esta situación la tiene que resolver el Servicio de Salud, quienes son los responsables del funcionamiento de la red de urgencia”.

Escríbenos a WhatsApp
Salir de la versión móvil