Inicio INTERNACIONAL Rusia decreta semana no laboral tras alza en muertes por COVID-19

Rusia decreta semana no laboral tras alza en muertes por COVID-19

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, llamó a todos los residentes no vacunados mayores de 60 años, así como a las personas no vacunadas "que padecen enfermedades crónicas", a que permanezcan en su casa hasta mediados de febrero. El país vive su peor crisis sanitaria y política, ya que solo el 35% se encuentra vacunada, debido a la desconfianza y escepticismo frente al Gobierno.

364
0

Millones de rusos enfrentan nuevas restricciones estrictas de COVID-19 a partir de esta semana después de una lenta campaña de vacunación, un sistema de atención médica abrumado y una desconfianza generalizada en el gobierno que se combinaron para sumir al país en la fase más mortal de la pandemia hasta la fecha.

El martes, el alcalde de Moscú ordenó a todos los residentes no vacunados mayores de 60 años, así como a las personas no vacunadas “que padecen enfermedades crónicas”, que permanezcan en casa durante cuatro meses hasta finales de febrero, mientras la ciudad enfrenta una crisis creciente.

El presidente Vladimir Putin aprobó el miércoles una propuesta presentada por el gobierno para declarar los días no laborables del 30 de octubre al 7 de noviembre en Rusia en un esfuerzo por frenar la última ola de la pandemia. Las altas personalidades del país también han comenzado a admitir abiertamente que la situación es terrible mientras los rusos se encaminan hacia un invierno sombrío.

Rusia ha informado su mayor número de casos diarios y muertes varias veces en los últimos días, y registró un récord oficial de 1.028 muertes el miércoles.

Los expertos señalan que un programa de vacunación rezagado y una falla en los mensajes del gobierno son factores detrás del aumento, que ahora amenaza con inundar hospitales en todo el país.

“Creo que el país ahora está cayendo en un desastre”, dijo a CNN Vasily Vlassov, un epidemiólogo ruso y ex asesor de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Tengo la esperanza de que pronto lleguemos a un cierto límite más allá del cual no iremos, pero esto sigue siendo una morbilidad y mortalidad muy altas. Los hospitales están abrumados”, dijo Vlassov, y pronosticó que las muertes aumentarían aún más antes de fin de año.

Y existe la preocupación de que las cifras oficiales de Rusia no reflejen la verdadera magnitud de su emergencia de salud pública.

“(Una) persona que muere por insuficiencia respiratoria por COVID a menudo aparece en las estadísticas como una persona que murió por insuficiencia respiratoria, pero no por COVID”, dijo Vlassov. “La alta morbilidad en Rusia se ve como un signo de fracaso del Estado y la sociedad”.

CNN ha informado anteriormente sobre preocupaciones sobre los funcionarios rusos que no reportan las cifras de muertes por coronavirus. El método de conteo de Rusia no incluye parte de las muertes en las estadísticas oficiales que indican que las personas murieron “con COVID” pero no “de COVID”, lo que no cumple con las recomendaciones de la OMS.

Los funcionarios del gobierno han comenzado a hablar abiertamente sobre la profundidad de la crisis. El primer ministro Mikhail Mishustin dijo en una reunión del grupo de trabajo COVID-19 el martes que la carga sobre las instituciones médicas está aumentando seriamente, mientras que el gobernador de la región de Oryol, Andrey Klychkov, reveló recientemente que la región no tiene la capacidad para hospitalizar más pacientes.

“La cifra más terrible es que teníamos 1.854 camas preparadas, hoy no hay más camas libres disponibles. Por supuesto, liberaremos tantas camas como podamos, buscaremos opciones. Pero de momento no hay camas disponibles, y esto genera serias preocupaciones”, dijo Klychkov durante una transmisión en vivo en Instagram.

Los esfuerzos de Rusia para reducir la transmisión se han visto seriamente obstaculizados por un programa de vacunación mediocre. Solo alrededor del 30% de la población está completamente vacunada, en un país donde se encuentran disponibles cuatro vacunas domésticas.

Rusia tiene una alta tasa de escepticismo sobre las vacunas, según múltiples encuestas. Una encuesta de Ipsos en mayo encontró que la intención de vacunación entre las personas no vacunadas en 15 países fue más baja en Rusia (41%) y los Estados Unidos (46%). Y un estudio publicado en septiembre por Levada-Center mostró que el 52% de los rusos no estaban listos para recibir la vacuna.

El martes, cuando el país alcanzó otro récord de muertes por COVID, el Kremlin admitió su responsabilidad parcial por las bajas tasas de vacunación. “Por supuesto, no se hizo todo lo necesario para informar y explicar la inevitabilidad e importancia de la vacunación”, dijo a los periodistas el portavoz del presidente Vladimir Putin, Dmitry Peskov.

“Pero al mismo tiempo, los ciudadanos de nuestro país deben asumir una posición más responsable y vacunarse”, agregó.
Ciertas regiones continúan introduciendo restricciones locales según la gravedad de las situaciones locales de COVID-19. Pero, hasta ahora, el gobierno ha estado diciendo constantemente que no hay motivos para anunciar un cierre total.

“[El gobierno] es cauteloso de hacer enojar a la gente, dejándola sin pan al cerrar la economía, lo que los enfurecerá aún más”, dijo a CNN Ekaterina Schulmann, politóloga.

“La nación ha experimentado una disminución constante de los ingresos reales disponibles desde 2014. El apoyo y la confianza en el poder presidencial ha ido descendiendo desde 2018. Es arriesgado empujar a la gente aún más”, agregó.

Publicidad
FuenteCNN Chile
Artículo anteriorReino Unido teme hasta 100.000 contagios diarios por covid en invierno
Artículo siguienteConflicto mapuche en Argentina: tensión en la Patagonia por quema de emblemático edificio en El Bolsón