Inicio INTERNACIONAL Austria prepara a sus ciudadanos para la pesadilla de un gran apagón

Austria prepara a sus ciudadanos para la pesadilla de un gran apagón

Las autoridades manejan escenarios catastróficos, donde uno de los principales es un blackout indefinido. Por ello recomiendan acopiar comida no perecible, mucha agua y velas.

471
0

Mientras la humanidad todavía busca salir de la pesadilla del COVID-19, en Austria piensan en el futuro. O quizás en el presente. Como sea, las autoridades han lanzado una campaña para que la ciudadanía se prepare para un enemigo impensado, pero que podría estar a la vuelta de la esquina: un gran apagón eléctrico de duración indefinida.

El problema es tan claro que la ministra de Defensa austríaca, Klaudia Tanner, dijo ya en abril de este año que “la cuestión no es si habrá un gran apagón, sino cuándo”. Por ello ha supervisado varias actividades que buscan crear conciencia sobre “un peligro real, pero subestimado” y estuvo al frente del lanzamiento, a comienzos de octubre, de una campaña informativa en medios, además de carteles en las calles, donde se explica “qué hacer cuando todo se detiene”.

La instrucción es básicamente tener agua y comida para varios días. Y también tener a la mano combustible, velas, baterías y otros artefactos de primera necesidad. “¿Qué hacer cuando nada funciona, cuando no hay agua ni electricidad? Un gran apagón tiene enormes consecuencias”, explicaba Tanner. Y no hay que ser adivino para saber qué ocurriría si los semáforos, computadores, cajeros automáticos, internet, móviles, transporte y otros servicios sencillamente murieran.

El Ejército austríaco recomienda tener en casa reservas suficientes al equivalente a dos semanas de cámping, así como pactar de forma previa con familiares y amigos un punto de encuentro y sentar las bases de una red de cooperación vecinal. El teniente coronel Pierre Kugelweis dijo a la agencia española EFE que era imprescindible contar con alimentos duraderos, como pasta y arroz, además de conservas, dos litros de agua por persona y día, un hornillo portátil de gas, dinero en efectivo y una radio a pilas.

A partir de 2025 cien de los principales cuarteles militares austríacos serán autosuficientes en el mayor grado posible en términos de energía, combustible, agua potable y alimentos. Y desde ahí se espera apoyar a bomberos y médicos que requieran electricidad y coordinación en caso de un apagón. De hecho, las fuerzas armadas ya han ensayado escenarios catastróficos.

El riesgo de un apagón es tomado también muy en serio por el operador de la red eléctrica de Austria y por todas las compañías de energía del país alpino. Para Gerhard Christiner, director técnico de Red Eléctrica de Austria (APG), el cambio climático y el tiempo extremo, con intensas olas de calor y frío, aumentan las posibilidades de un “blackout”.

El experto en seguridad Johann Frank dijo a la emisora ORF que “los desafíos en seguridad aumentan y la situación para Austria y Europa empeora”. Algunos expertos ven amenazas en la crisis de combustibles que golpea a Reino Unido, la caída de Facebook hace unas semanas y los ciberataques rusos, que son solo pequeños ejemplos de posibilidades más terribles. Austria, por lo pronto, considera que los apagones, como la pandemia del coronavirus, los atentados terroristas y la ciberseguridad, son puntos críticos que deben ser atendidos a la brevedad.

Publicidad
FuenteDeutsche Welle
Artículo anteriorEl Senado mexicano suprime el IVA a los productos de higiene femenina
Artículo siguienteLa princesa Mako de Japón se casa con su novio plebeyo tras renunciar a la realeza en medio de una gran controversia