Publicidad

En la noche del lunes, se realizó el debate presidencial organizado por la Universidad de Chile, con foco en la educación, la infancia, las culturas, el arte y la ciencia. Si bien fueron invitados todos los candidatos a la instancia, se ausentaron Franco Parisi y José Antonio Kast.

El primer segmento fue el de educación, dónde destacó la consulta respecto a la libertad de enseñanza, entendido como el derecho de los padres a educar a sus hijos, tema también debatido en la Convención Constitucional.

El candidato presidencial de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel, dijo ser defensor de esta iniciativa. Por otro lado, al ser consultado si pensaba que era un principio conservador que debería quedar fuera de la nueva constitución, el abanderado de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, aclaró no tener problema con este, si se garantiza “educación pública, gratuita y de calidad para todos”.

Por su parte, el candidato presidencial de Unión Patriótica, Eduardo Artés, sostuvo que en la práctica, el principio de libertad de enseñanza es inexistente, ya que está sujeto al poder económico de los padres.

Publicidad

“Yo creo que no se puede seguir tirando humo en los ojos de la gente. Ese principio no existe en la práctica. Ese principio está determinado por el tamaño de la billetera”, dijo Artés.

“Hay que decir las cosas por su nombre, por que o si no, empezamos simplemente a especular sobre cosas que nunca tienen un correlato real en la realidad. Mis alumnos de Cerro Navia, no tienen la libertad de irse a estudiar a Las Condes. No es posible bajo ningún punto de vista”. añadió.

Otro tema tratado en el debate, fue la educación pública, y la intervención del sector privado en ella. La candidata presidencial de Nuevo Pacto Social, Yasna Provoste, hizo énfasis en que no es posible lucrar.

“Nosotros tenemos una clara convicción que con los recursos del Estado no se puede lucrar. Y no es posible en el sistema educacional, ni en lo que hoy se establece por ejemplo en la institucionalidad del cuidado infantil, como lo es la red del Sename”, expresó Provoste.

En la otra vereda, Sichel dijo que él no “sataniza la participación del mundo privado en la educación pública”, agregando que cree se necesitará la intervención de estos para la cobertura en educación.

En tanto, el abanderado del Partido Progresista, Marco Enríquez-Ominami, dijo que “a mí me da lo mismo si son privados o no, para mí el conocimiento es un bien público y el conocimiento público debe repartirse de manera equitativa en el territorio”.

“Nosotros queremos un Estado docente y la oferta privada es fantástica, ayuda, la Iglesia Católica juega un rol, pero a cada peso público reglas públicas, por ejemplo, prohibición total y absoluta de obligar, de imponer, credos en las aulas, podrán enseñarlo”, concluyó.

Publicidad
Artículo anteriorDepolo explicó sus declaraciones acerca de “meterle inestabilidad al país”
Artículo siguiente“Parece que no cree en la educación pública”: Sichel y ME-O criticaron a Kast por su ausencia al debate U. Chile