Inicio INTERNACIONAL Honduras: Xiomara Castro lidera conteo de votos en las elecciones presidenciales

Honduras: Xiomara Castro lidera conteo de votos en las elecciones presidenciales

Con la mitad de los votos contados, Castro, la esposa del expresidente Manuel Zelaya, tenía una ventaja de casi 20 puntos sobre Nasry Asfura, el alcalde de la capital y aspirante al Partido Nacional en el poder, quien ganó el 34% según un recuento preliminar el lunes.

636
0

La candidata presidencial hondureña Xiomara Castro se encaminó a una victoria aplastante en las elecciones del domingo, declarando la victoria mientras los simpatizantes bailaban frente a sus oficinas para celebrar el regreso de la izquierda al poder 12 años después de que su esposo fuera derrocado en un golpe de estado.

Las elecciones, que iban a dar a Honduras su primera presidenta mujer, parecían haber transcurrido sin problemas, en contraste con hace cuatro años, cuando un resultado estrecho condujo a un resultado controvertido y protestas mortales tras las acusaciones generalizadas de irregularidades.

Con la mitad de los votos contados, Castro, la esposa del expresidente Manuel Zelaya, tenía una ventaja de casi 20 puntos sobre Nasry Asfura, el alcalde de la capital y aspirante al Partido Nacional en el poder, quien ganó el 34% según un recuento preliminar el lunes.

Estallaron celebraciones jubilosas en la sede de la campaña de Castro cuando llegó el recuento de votos y se mantuvo la ventaja. Las oficinas del gobernante Partido Nacional conservador de Asfura estaban desiertas.

Castro, autoproclamada socialista democrática en un país donde pocas mujeres ocupan cargos públicos, se ganó el apoyo de una amplia franja de hondureños cansados ​​de la corrupción y la concentración de poder que creció bajo el Partido Nacional.

“Hemos dado marcha atrás al autoritarismo”, dijo a sus partidarios el domingo por la noche, rodeada de sus fieles, ayudantes y familiares del Partido Libre, incluido su esposo Zelaya, quien fue derrocado cuando las élites empresariales y militares se aliaron contra él, marcando el comienzo de una docena de años de Nacional.

“Paz y justicia”

Dependiendo de sus decisiones políticas, Castro podría revertir un debilitamiento del sistema de justicia hondureño que ha beneficiado a grupos corruptos y criminales, una tendencia observada en América Central en los últimos años.

Prometió contar con la ayuda de Naciones Unidas para fortalecer la lucha contra la corrupción. Ella promete legalizar el aborto en algunos casos. Puede establecer relaciones diplomáticas con Beijing, un tema que preocupa a Washington.

Los líderes empresariales rápidamente ofrecieron felicitaciones y Castro prometió trabajar “de la mano” con el sector privado.
“Vamos a formar un gobierno de reconciliación, un gobierno de paz y justicia”, agregó Castro.

Sin embargo, los críticos la han pintado como una radical peligrosa, recordando la cercanía de Zelaya con el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.

En su discurso, Castro prometió fortalecer la democracia directa mediante la celebración de referendos sobre políticas clave. En otras partes de América Latina, esa herramienta a veces ha fortalecido el poder presidencial.

Un referéndum planeado por Zelaya sobre la reforma constitucional que incluía permitir la reelección de un presidente para un segundo mandato fue un catalizador para el golpe en su contra, con las élites incómodas por su alianza con Chávez.

A pesar de tal resistencia a la reelección, un tribunal superior repleto de aliados del actual presidente Juan Orlando Hernández cambió más tarde la constitución para permitirle un segundo mandato.

El lunes temprano, Castro agradeció al presidente venezolano Nicolás Maduro en Twitter por un mensaje de felicitación.

La elección tuvo lugar en un contexto de pobreza agravada por la pandemia de coronavirus, que se sumó a la ira alimentada por los escándalos que ayudaron a empujar a un número récord de migrantes a irse a Estados Unidos.

Castro, que se había postulado dos veces antes para la presidencia, aprovechó la impopularidad del saliente Hernández, quien ha sido implicado en un caso de tráfico de drogas en un tribunal federal de Estados Unidos.

Hernández ha negado en repetidas ocasiones haber actuado mal, pero el candidato de su partido, Asfura, se esforzó por mantener las distancias con el presidente durante la campaña electoral. El esposo de Castro, Zelaya, también fue implicado por un testigo en un tribunal estadounidense de haber aceptado un soborno por drogas. Negó la acusación.

Asfura instó a los votantes a mostrar paciencia en una publicación en las redes sociales, pero no llegó a ceder.

La suerte del Congreso de 128 miembros de Honduras seguía en el aire sin resultados preliminares publicados por el consejo electoral. Si el Partido Nacional puede mantener el control, podría complicar la vida de una administración de Castro.

Publicidad
FuenteCNN Chile
Artículo anteriorJack Dorsey renuncia como director general de Twitter
Artículo siguienteChina no invitará a políticos de EE.UU. a los Juegos de Invierno