Inicio INTERNACIONAL Hallan la tumba del recién nacido más antiguo descubierto en Europa

Hallan la tumba del recién nacido más antiguo descubierto en Europa

Los restos del bebé, que data de hace al menos 10.000 años, fueron encontrados en una cueva al noroeste de Italia. Los expertos creen que los objetos encontrados junto a él, prueban que los recién nacidos eran honrados.

637
0

Hace 10.000 años, justo después de la última Edad de Hielo, un grupo de cazadores-recolectores enterró a una bebé. La sepultaron en una cueva, con una garra de búho real, decenas de conchas y cuatro colgantes, objetos con los que quisieron honrarla.

El cuidado puesto en los detalles de esta tumba infantil revelan que para su pueblo, la niña era una persona, con los atributos de un yo individual y entidad suficiente para ser considerada un miembro igualitario del grupo.

Esta es la principal conclusión de un estudio internacional que ha analizado este enterramiento situado en la cueva de Arma Veirana, en las montañas de Liguria, en el noroeste de Italia. Los detalles de la investigación se publicaron este martes en Nature Scientific Reports y ofrecen información relevante sobre la estructura social de las poblaciones del Mesolítico temprano.

“La evolución y el desarrollo de cómo los primeros humanos enterraron a sus muertos, como se revela en el registro arqueológico, tiene una enorme importancia cultural”, afirma Jamie Hodgkins, paleoantropóloga de la Universidad de Colorado.

Datos importantes sobre antiguas prácticas funerarias

En las dos primeras temporadas de excavación cerca de la boca de la cueva, el equipo encontró herramientas de más de 50.000 años típicamente asociadas con los neandertales en Europa, así como restos de comidas antiguas, como huesos de jabalíes y alces marcados con cortes, y trozos de grasa carbonizada.

Dentro de la cueva, hallaron conchas perforadas y restos del enterramiento de un bebé, un hallazgo extremadamente raro y esencial para averiguar cómo eran las prácticas funerarias de finales del Paleolítico y comienzos del Mesolítico.

“El Mesolítico es particularmente interesante. Siguió al final de la última Edad de Hielo y representa el último período en Europa en el que la caza y la recolección eran la forma principal de ganarse la vida. Así que es un período de tiempo realmente importante para comprender la prehistoria humana”, apunta Caley Orr, de la Universidad de Colorado.

El bebé tenía entre 40 y 50 días cuando murió

Las pruebas de datación por radiocarbono, proteínas y ADN antiguo determinaron que el bebé, al que el equipo apodó “Neve”, vivió hace 10.000 años y era una niña de un linaje de mujeres europeas conocido como haplogrupo U5b2b.

El estudio de los dientes reveló que murió entre 40 y 50 días después de su nacimiento y que durante su gestación experimentó un estrés que detuvo brevemente el crecimiento de sus dientes 47 y 28 días antes de nacer.

En cuanto a los adornos que llevaba, el análisis puso de manifiesto el sumo cuidado que se había puesto en cada pieza y confirmó que muchos de los adornos estaban desgastados, es decir, eran ‘heredados’, regalos de miembros del grupo para la bebé fallecida.

Publicidad
FuenteDeutsche Welle
Artículo anteriorLa UNESCO amplía su lista de patrimonio cultural inmaterial
Artículo siguienteLas nuevas palabras que incluye el Diccionario de la lengua española en 2021