Inicio INTERNACIONAL Cuatro niños mueren en un bombardeo gubernamental en Siria

Cuatro niños mueren en un bombardeo gubernamental en Siria

Fueron alcanzados por disparos de artillería de las fuerzas gubernamentales sirias y de, según los Cascos Blancos, sus aliados rusos cuando regresaban del colegio en la provincia noroccidental de Idlib.

206
0

Cuatro niños murieron este lunes en un bombardeo de las fuerzas del régimen sirio en la región de Idlib cuando volvían de la escuela en la localidad de Maarat al-Naasan, informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH). De acuerdo con la ONG, con sede en el Reino Unido y una amplia red de colaboradores sobre el terreno, Rusia no había lanzado ningún bombardeo en la región en lo que va de mes y su última acción área se había producido hace una semana contra Maarat al-Naasan.

Los denominados Cascos Blancos, un grupo de rescatistas que opera en las áreas de Siria en manos de la oposición, indicaron en su cuenta de Twitter que habían recuperado los cuerpos de los cuatro menores y los han entregado a sus familias para ser enterrados. Esta organización sí señala a un bombardeo ruso. Los niños fallecieron a causa de disparos de artillería efectuados por “las fuerzas del régimen y Rusia” cuando volvían de la escuela en esta localidad ubicada en el noreste de Idlib, de acuerdo con la organización de socorro.

Moscú, que desde 2015 interviene en el conflicto sirio a favor de Al Asad, no ha desarrollado actividades militares de envergadura en Idlib desde el inicio de la guerra en Ucrania hace alrededor de un mes y medio. Imágenes tomadas por un corresponsal de la AFP en el lugar muestran tres pequeños cuerpos de niños en bolsas de plástico negro, puestos en una camioneta antes de ser enterrados en un cementerio de Maarat al-Naasan. El cuarto menor sucumbió más tarde a sus heridas.

Según el OSDH, no están claras las causas del bombardeo de esta localidad. Maarat al-Naasan está controlada por facciones opuestas al régimen de Damasco, como Hayat Tahrir al Sham (HTS), antigua rama siria de Al Qaida. También se encuentra en la periferia de la localidad un puesto de control de las fuerzas turcas. En la zona impera un alto el fuego desde marzo de 2020, tras una ofensiva del régimen de tres meses que forzó a desplazarse a casi un millón de personas, según la ONU.

Publicidad
FuenteDeutsche Welle
Artículo anterior“Estoy horrorizada”: Bachelet pide preservar todas las pruebas de masacres en Ucrania
Artículo siguienteParo de transportistas ha provocado el bloqueo en carreteras de seis regiones en Perú