Inicio INTERNACIONAL Ciudad japonesa busca a mono salvaje tras ola de ataques: ya hay...

Ciudad japonesa busca a mono salvaje tras ola de ataques: ya hay cerca de 20 heridos

La policía está intensificando las patrullas en el área e instando a las personas a mantener las ventanas cerradas mientras siguen con la búsqueda del animal.

732
0

Un mono salvaje está aterrorizando a una pequeña ciudad en el suroeste de Japón, irrumpiendo en las casas para morder y arañar a los residentes en medio de una cacería continua del animal, dijeron las autoridades.

Unas 20 personas en el área de Ogori de Yamaguchi han sido atacadas por el mono desde el 8 de julio, y la mayoría recibió heridas leves, según detalló la oficina administrativa de la ciudad.

La víctima más joven es una niña de 10 meses, cuya pierna fue arañada por el mono después de que entrara por una puerta mosquitera en el primer piso de su casa. El martes por la noche, el simio irrumpió en una escuela primaria y mordió a un niño de 10 años en el brazo y en ambas manos, informó la emisora ​​pública NHK.

Atacó a dos personas más el martes por la noche y el miércoles por la mañana: una mujer de unos 60 años y otra cuya edad bordeaba los 80 años, quienes estaban afuera en ese momento.

Las autoridades no han confirmado qué tipo de mono fue el responsable de los ataques, pero dijeron que el área está habitada por macacos, también conocidos como monos de nieve japoneses. Estos animales se pueden encontrar en parques en varias áreas de Japón, a menudo hurgando en la comida de los visitantes.

La policía está intensificando las patrullas en el área e instando a las personas a mantener las ventanas cerradas mientras se sigue con su búsqueda. El área de Ogori es en gran parte residencial, y es raro que un mono salvaje abandone el bosque y dañe a los humanos, dijo un portavoz de la oficina de la ciudad.

Publicidad
FuenteCNN
Artículo anteriorVariante Centauro, la nueva mutación de Ómicron que azota a Europa: qué la diferencia de las otras
Artículo siguienteImpacto de meteorito deja daños “no corregibles” en espejo del telescopio James Webb